21.7.09

ESTADO PURO.... las tapas de Paco Roncero

Ayer y después de pensarlo mucho me decidí a ir a comer a Madrid, a Estado Puro el gastrobar que ha montado Paco Roncero en los bajos del hotel NH Paseo del Prado.

Es un concepto que se está poniendo muy de moda, comer de tapas, y la verdad es que se come y se come muy bien, por lo menos en Estado Puro, un local amplio, con mesas que se comparten, una terraza cubierta en pleno paseo del Prado con la fuente de Neptuno a tu lado y un comedor privado dónde te ofrecen un menú degustación a 60€ , la cocina no cierra en todo el día, abren de continuo desde las 11 AM hasta la 01 AM, vamos todo el día.

Está lleno de detalles originales, el techo está cubierto con la peineta típica madrileña, todo el techo son peinetas, las facturas te las traen en latas de conserva, los camareros para sujetar las comandas en sus respectivas mesas, lo hacen con cantos rodados de río, en fin mogollón de detalles que hacen que te sientas en un ambiente especial.

En cuanto a la comida, las tapas yo las llamaría medias raciones, nosotros fuimos dos y pedimos 5 tapas y 2 postres, y quedas bien, muy bien diría yo.



Tortilla de patata siglo XXI, fue la tapa que menos me gustó, la típica deconstrucción de la tortilla de patata, pero para mi gusto o la mejoran o que la quiten de la carta, no se consigue reproducir el sabor deseado.


Patata bravas, bien bravas además, una patata confitada con su propia piel, rellena de salsa brava y con una puntita de alí-oli, y rematadas en la salamandra, yo particularmente le daría un último golpe de fritura y luego las rellenaría, es mi visión. Me gustaron bastante de todas formas.


Royal de foie-gras con lentejas, sí vais algún día no dejéis de probarlo, sencillamente impresionante, el gusto de las lentejas con foie y además unos trocitos de boletus, me parecieron una tapa excelente.



Las miniburguers con patatas fritas, una tapa muy resultona aunque es cierto que me esperaba "algo más" alguna gracia, no sé. Me gustaron.




Bombas de carne, finísimo relleno con carne y ligeramente picante, dicen que tienen fama, y creo que la merecen, muy bien hechas, crujientes por fuera y jugosas por dentro.



Presa de ibérico con chimichurri, en la foto se puede apreciar el punto de la carne, con eso creo que lo digo todo, rosada, jugosa, me gustó mucho.
De postres pedimos una tarta San Marcos y un cuajado de chocolate, muy buenos los dos, sencillos pero originales, la tarta presentada en vaso con una espuma de nata ligerísima y un granité de almendra, muy buena la verdad, por el cuajado de chocolate habrá que preguntarle a "El gourmet del aire" pero vamos, que no dejó nada
Toda la comida con dos cañas, un agua, una sin alcohol, 65€ contando que la terraza tiene un 15% de suplemento.
La verdad que una experiencia muy positiva, de la cual creo que alguna idea sacaremos para el Montero, la pena de todo el viaje fueron esos dos pequeños individuos de verde que me encontré por el camino, se empeñaron en meterle otro suplemento al viaje.........
HASTA SIEMPRE

No hay comentarios: